Conociéndonos a nosotros y a los demás

En el aula de 1-2 años los alumnos comienzan a dar sus primeros pasos, cada uno a su ritmo y siempre con el apoyo de su profesora y compañeros.

A esta edad los niños experimentan un gran cambio a nivel de motricidad, caracterizado por la impulsividad y los movimientos menos coordinados, por ello el aula tiene una disposición diáfana, para facilitar sus movimientos con la mayor seguridad.

Este aumento de autonomía personal posibilita que los niños puedan experimentar más y satisfacer su curiosidad. Para facilitar esa experimentación el aula está distribuida en zonas en las que se incide sobre conceptos importantes en su vida, como la familia, los cumpleaños, el tiempo, día de la semana, etc.

Las actividades realizadas van encaminadas a asimilar estos conceptos que forman parte de su día a día y que se refuerzan de manera natural al formar parte de su entorno inmediato y fomentan una mayor atención por su parte que será necesaria para la siguiente etapa.

En el último trimestre de este curso, se comienza a trabajar el control de esfínteres con los alumnos que estén preparados.