En casa tenemos la posibilidad de probar muchos tipos de actividades con nuestros hijos: experimentos, manualidades, pintura…pero en pocas ocasiones nos acordamos de la música. Pensamos que la música tiene que involucrar un instrumento o saber música, pero ésto está muy lejos de la realidad.

Existen numerosas actividades musicales para niños de todas las edades que además de ser divertidas, ayudan a desarrollar la coordinación, la concentración, la atención, la memoria, la escucha activa, la imaginación y la creatividad, por mencionar algunos de los beneficios que tiene para los niños la música.

La música es subjetiva, es un lenguaje y es una forma de trasmitir emociones. Los niños tiene que aprenderla no como una ciencia sino como una vía de expresión, una actividad divertida que les va a acompañar por el resto de sus vidas.

Hoy os vamos a hablar de diversas actividades relacionadas con la música para los más pequeños.

  • Las maracas y el concepto de arriba/ abajo: Podemos hacer maracas con envases de yogures, yogur bebido, botellas pequeñas de plástico o cualquier otro recipiente que se os ocurra, preferiblemente de plástico. En el recipiente agregaremos un pequeño puñado de arroz, lentejas, garbanzos, arena…para obtener diferentes sonidos. Cerraremos en envase con la parte de atrás de un globo, previamente cortado por la mitad, y nos aseguraremos de que queda bien sellado. Ya tenemos nuestro instrumento de maracas para agitarlas al ritmo de la música y así trabajar a su vez el concepto de arriba/ abajo.
  • Explorando instrumentos: Junta todos los instrumentos que tengas por casa…flauta dulce, panderetas, maracas, xilófono de juguete y experimenta junto con tu pequeño el sonido y el compás de alguna canción que ambos disfruten ¡Todo vale en este juego! Creen instrumentos usando la imaginación. Por ejemplo, con cajas puedes crear tambores, con tapas de lata, panderetas, etc…
  • Inventar canciones: ¿No sabes la letra de alguna canción, no sabes qué cantar? pues invéntala…pon por ejemplo una samba brasileña y cámbiale la letra a tu gusto. Es cuestión de inventar y disfrutar utilizando la imaginación.
  • Baile: Con esta actividad no debe haber reglas ni connotaciones si lo haces bien o mal, solo baila! Bailar alegra el corazón, y en los niños a menos que estén llevando un curso específico de una danza, tampoco hay reglas.
  • Usar cascabeles y campanas en tu cuerpo: Y sean campanas pequeñas o grandes, amarrar estas campanas o cascabeles con una cinta al cuerpo de tu hijo para que vaya siendo consciente de cómo su movimiento va generando sonido. a veces ya tenemos juguetes con cascabeles, sólo que no senos había ocurrido usarlos de esta manera y poniendo de fondo una música que nos guste.
  • Bailando con cintas de tela: Sólo tenemos que coger unas cintas de tela de colores, o incluso unas telas, pero siempre teniendo en cuenta que no sean muy largas para que los pequeños las puedan manejar, y jugar con las cintas a son de la música…esta actividad es muy divertida!
  • Cantando aprendo a hablar: Podemos mejorar el habla y a la vez la memoria del niño con el uso de canciones que al niño le gusten. Es muy buena herramienta para trabajar el lenguaje.