Esta semana os queremos dejar alguna receta para que podáis hacer con los pequeños de casa materiales fáciles de manipular con ingredientes que posiblemente tenemos en casa.

Antes de comenzar, debemos recordar que en la elaboración de estos materiales el niño siempre deberá estar acompañado de un adulto

Hoy os explicaremos cómo hacer plastilina casera, arena mágica y slime.

Plastilina casera: En la elaboración de la plastilina pide ayuda al niño para que mida las proporciones, será una excelente forma de acercarlo a las matemáticas, y a los más chiquitines pedidles que ayuden a agregar los ingredientes en la mezcla antes de ponerla a calentar. Esta masa no es tóxica, podemos estar tranquilos si el niño se la lleva a la boca.

ingredientes:

  • Taza de harina de trigo.
  • 1 taza de agua.
  • 1/2 taza de sal.
  • 2 cucharadas de aceite.
  • 2 cucharadas de bicarbonato.
  • Colorantes alimentarios.

¿Cómo lo hacemos?

En una cacerola mezclamos harina, sal y bicarbonato sódico. Añadimos el agua y removemos. Por último añadimos el aceite y la ponemos a fuego medio.

Removemos continuamente hasta que la masa se desprenda de los bordes y se forme una bola. Retira la masa de fuego y déjala enfriar. En este momento la masa debería tener al consistencia deseada.. .amasa durante 2 minutos.

Separa la masa en diferentes porciones y aplica unas gotas de colorante alimentario. En este paso debes tener cuidado al amasar la plastilina de tal forma que el colorante quede en el centro de la masa. El colorante puede teñir las manos, pero el color saldrá en un par de lavados.

Amasa hasta que el color quede bien agregado ¡Y a jugar!

Cuando acabéis de jugar puedes guardar la masa en un recipiente o bolsita bien cerrados, y procura sacar todo el aire del recipiente para que la masa se mantenga en buen estado y poder volver a jugar.

Arena mágica: Es una especie de plastilina, pero en forma de polvo que al apretarlo se compacta y se puede modelar usando las manos o moldes.

Ingredientes:

  • Harina
  • Aceite vegetal o aceite para bebés.
  • Colorante alimentario.

¿Cómo lo hacemos?

El procedimiento es muy sencilo. Por cada taza de harina que uséis, la proporción de aceite es de 1/8 de taza (es decir, la mitad de un cuarto de taza). Para decirlo en un modo más sencillo, preparad 2 tazas de harina con 1/4 de taza de aceite, es una buena cantidad para que los peques puedan jugar. Solo hay que colocar los dos ingredientes en un recipiente y mezclar con las manos hasta que el aceite se distribuya bien en toda la harina. No importa el tamaño de la taza, lo importante es respetar las proporciones. Si la mezcla queda muy seca y no se compacta, agregad un poquito más de aceite, si queda muy mojada un poco más de harina.

Para dar color hay dos opciones; Si usáis colorante en polvo, lo mezcláis a la harina antes de agregar el aceite. si usáis colorante a base de aceite, lo mezcláis en el aceite antes de incorporarlo a la harina.

¡Así de fácil! para jugar es recomendable que utilicéis una caja de plástico o un recipiente grande para que la arena mágica no termina esparcida por toda la casa. Además, podéis utilizar vasos, moldes, cucharas o lo que se os ocurra para modelar y mezclar.

Slime natural: El Slime es una masa babosa. Su utilización se ha puesto de moda y es un juguete ideal, ya que se puede hacer en casa en poco tiempo, y los niños le sacan diversión por partida doble: en el proceso y jugando con la masa.

En muchas recetas de Slime hay que añadir borax o jabón líquido…estas recetas no son las más saludables ya que estos dos productos pueden causar irritación y molestias en los niños. La buena noticia es que en esta receta que os dejamos puede hacerse con sólo tres ingredientes, sin borax ni jabón, por lo que es mucho más natural y menos peligrosa.

Ingredientes:

  • 115 gr. de cola blanca o transparente.
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio.
  • 2 a 3 cucharadas de solución para lentes de contacto (solución salina)
  • Opcional: colorante alimentario

¿Como lo hacemos?

Primero debemos agregar en un recipiente de vidrio la cola. Si quieres dar color al Slime, añade unas gotitas de colorante alimentario. Revuelve ala cola con una cuchara hasta que el color haya quedado uniforme.

Luego añade el bicarbonato de sodio y sigue removiendo.

Al final, agrega la solución salina para lentillas. Primero agrega dos cucharadas y, si ves que la mezcla no toma consistencia, agrega una más. Cuanta más solución salina le añadas, más se endurecerá la masa.

Sigue removiendo hasta que la masa se comience a despegar de los bordes y ¡Ya tienes tu Slime natural!