Como hemos adelantado en el inicio en el centro infantil El Jardín del Tomillar hemos desarrollado un modelo de aprendizaje que permite al niño identificar sus necesidades, conocer sus propios intereses y adaptarse a su entorno, favoreciendo así la búsqueda de conocimiento.

Este programa tiene como punto de partida el método Decroly y a él le hemos sumado la experiencia de nuestras educadoras que combinan el aprendizaje del conjunto de la clase con las necesidades propias de cada alumno.

Durante la etapa preescolar a los niños les interesa la vida que tiene lugar a su alrededor, su entorno inmediato. Ahí se generan sus propias necesidades y de ellas nacen sus intereses que forman el centro de su aprendizaje y su desarrollo.

Difícilmente se aprende lo que no interesa.

Las necesidades de los niños las podemos agrupar de manera genérica en estas tres:

    • Necesidad de alimentarse.
    • Necesidad de protegerse.
    • Necesidad de socializar.

El programa con el que trabajamos aborda los conceptos desde las diferentes necesidades del niño haciendo que se asimilen de manera natural en su día a día.
Estos son los conceptos que se trabajan en nuestra escuela:

Temporalidad: el concepto del tiempo es muy complejo pero los hábitos horarios, la regularidad semanal o los cambios de estación son ejemplos de cómo el niño puede asimilarlo de forma orgánica.

Causalidad: la relación causa-efecto es uno de los primeros conceptos que el ser humano entiende (si lloro, como; si río, mi entorno sonríe) pero ampliarlo hasta entender su complejidad es una tarea que hay que desarrollar de acuerdo con cada una de las fases de desarrollo del niño.

Espacialidad: dentro del concepto del espacio hay muchos temas a tratar como el tamaño, la lateralidad, la dualidad vacío-lleno, la profundidad, etc., que son fáciles de aprender mediante la comparación del espacio que ocupamos; pero además en El Jardín del Tomillar lo entendemos como uno de las grandes activos para fomentar respeto ya que el espacio es un elemento fundamental para el desarrollo de cualquier actividad y debe estar adaptado a ésta, respetando el lugar que necesitan nuestros compañeros.

Experimentación: la utilización de los materiales a nuestro alcance, la adaptación al medio, los sucesivos intentos para conseguir las metas, la repetición del ensayo-error y hacer todo esto de manera lúdica es la manera que tenemos de enseñar a los más pequeños este concepto básico para su desarrollo.

Los objetivos generales hacia los que se encamina el aprendizaje en el centro y que son comunes a todas las etapas son:

    • Mantenimiento de una actividad beneficiosa.
    • Adquisición de hábitos adecuados.
    • Enseñanza de orden y regularidad.
    • Desarrollo de sus aptitudes intelectuales.

Nuestra enseñanza tiene un carácter lúdico que se basa en la estimulación de la creación y la imaginación a través del trabajo solidario, la diversión, la atención y la experiencia, lo que ayuda al niño a desarrollarse de manera conveniente.

En las etapas de 1-2 y 2-3 años trabajamos con el material del método CASALS porque lo consideramos el más adecuado a nuestro concepto de enseñanza, pero lo complementamos con un programa diario desarrollado por nuestras educadoras para optimizar todo el potencial de este método de enseñanza que os trasmitimos.

Si quieres saber más acerca de cómo se especifica el modelo de aprendizaje en cada etapa puedes seleccionar uno de los siguientes enlaces: